Reflexión canina

Reflexión canina

Soy un can que reside en Olesa desde que tenía 3 meses. Mi dueño me ha educado para hacer mis necesidades en tierra o hierba, y siempre las recoge para no molestar, o molestar lo mínimo al resto de personas que disfrutamos (disfrutábamos, en mi caso) de los parques (no muy abundantes, ahora son de hormigón casi en su totalidad) de Olesa. Y digo “disfrutábamos”, porque durante el estado de alarma, unos señores que trabajan en un sitio llamado Ayuntamiento han decidido prohibirnos mediante unos “lastimosos” carteles, a nosotros “los canes” poder pisar la hierba bajo la amenaza de sanción a mi ya “sangrado” dueño, aunque este recoja mis heces. Yo, que aprendí lo que mi dueño me enseño (es cierto que hay dueños que son unos marranos) y que cumplo siempre que puedo (a veces estoy malito y no llego a la tierra) no entiendo una cosa y les pregunto a esos señores que trabajan en ese Ayuntamiento: ¿Por qué yo no puedo disfrutar de la hierba de los parques y “los cerdos” si?.

Mis “residuos” los recoge mi dueño, mis residuos líquidos se filtran en la tierra, mientras que los residuos de “los cerdos” los tienen que recoger otras personas que pagan todos los ciudadanos de Olesa, y si no los recogen, se quedan allí por muchiiiiisimo tiempo, ya que les cuesta mucho degradarse. Lo mismo digo de los caminos vecinales, llenos de latas, plásticos, bolsas y envases de bebida y comida y en las orillas, alguna que otra “mierda” cubierta con un blanco papelito.

Gracias por su atención. Nosotros no tenemos la culpa de todo.

 

Bayron de Dasilva (J.A.R.Z)

 

Compartir:

Mės notícies

Deixa el teu comentari

La teva adreça electrónica no será publicada. Els camps obligatoris estan marcats amb

Classificats

Últimes notícies

Compartir: