“Es imposible no tener cierta sensación de que se está asumiendo un riesgo”

“Es imposible no tener cierta sensación de que se está asumiendo un riesgo”

Entrevistamos a Sandra Molina, a cargo de la plantilla de limpieza de los equipamientos municipales

Sandra trabaja desde hace más de 25 años y tiene 42. Ha sido peluquera, manipuladora de alimentos, dependienta y las cadenas de montaje también fueron testigos de su esfuerzo. Actualmente es la responsable de que la treintena de edificios municipales de Olesa estén limpios y desinfectados. Comanda la plantilla de 42 limpiadoras de la empresa de limpieza contratada por el Ayuntamiento, “las olvidadas”, las que hacen su trabajo cuando pocos las ven, las que son tan invisibles como necesarias.

 

P: ¿Tomáis dimensión de la importancia de vuestra faena?

R: Nosotras sí, siempre hemos valorado nuestro trabajo y su importancia, no es simplemente una cuestión estética (“¡qué limpio se ve todo!”), sino de salud pública como ahora se está haciendo patente.

P: ¿Se ha reforzado la plantilla en el último mes?

R: Si hubiese sido necesario se habría hecho; como hay dependencias cerradas, una vez desinfectadas a fondo se ha reubicado al personal para reforzar aquellas que aún están en activo. Piensa que entre lo que limpiamos están los colegios públicos, equipamientos deportivos, el juzgado, la comisaría, el Ayuntamiento y el Mercado municipal, entre otros.

“No deja de ser paradójico que un colectivo normalmente invisible y considerado un gasto incómodo, ahora se considere esencial”

 

P: ¿En qué condiciones laborales desarrollan vuestra faena? ¿Contáis con todas las medidas de protección necesarias?

R: Creo que se han tomado las medidas adecuadas. En materia de prevención y seguridad desde el inicio, y en el momento en el que se ha podido, se ha reorganizado el servicio de tal forma que se garantizase la desinfección adecuada de todos los espacios públicos en uso. Se ha minimizado todo lo posible la presencia de trabajadoras, para que la realización de su trabajo no sea un riesgo para ellas, ni para su familia ni para la ciudadanía. De todas maneras, no hemos tenido ningún caso de contagio ni de síntomas entre la plantilla.

P: ¿Cómo valoráis vuestro trabajo durante estos días?

R: No deja de ser paradójico que un colectivo normalmente invisible y considerado un gasto incómodo, ahora se considere esencial. En esta situación de confinamiento somos más conscientes de ello, sino fuese por la situación dramática que estamos viviendo, casi que se nos escaparía una medio sonrisa de cierta estupefacción por esa paradoja que comento. La verdad es que, a pesar de la situación, todas sin excepción cumplen profesionalmente con su responsabilidad, como no podría ser de otra manera.

 

“Por muchos medios de protección que se tengan, ante una situación tan desmedida como la actual, es imposible no tener cierta sensación de que se está asumiendo un riesgo”.

 

P: ¿Limpiar sitios públicos conlleva mayor riesgo para vosotras?

R: Padecemos el mismo riesgo que todas y todos aquellos que tienen que ir a trabajar, tal vez algo más porque nos dedicamos a limpiar, a desinfectar los espacios comunes, y eso evidentemente aumenta el grado de exposición a cualquier riesgo biológico. Por muchos medios de protección que se tengan, ante una situación tan desmedida como la actual, es imposible no tener cierta sensación de que se está asumiendo un riesgo.

P: ¿Os sentís valoradas por la gente?

R: El servicio de limpieza nunca se ha valorado, no es una cuestión de la gente de Olesa, es algo general, creo que llega a ser un tema social o cultural. Como he dicho antes, somos un colectivo invisible y un gasto inevitable, incómodo y poco o nada valorado. Eso sí, ahora se nos considera un servicio esencial.

Y, de hecho, me gustaría manifestar el agradecimiento al Ayuntamiento, a la empresa Òptima y a Comisiones Obreras, por parte de todo el personal de la plantilla, en cuanto al interés que han demostrado por nosotras y por haber trabajado coordinadamente. También como responsable, dar las gracias a todo el personal de limpieza de edificios por su sacrificio, esfuerzo y dedicación; formamos un gran equipo ahora y siempre, y me siento orgullosa.

En estos días y más allá del miedo, la tristeza y el dolor que se sienten, tenemos que ser fuertes y cumplir con las directrices que se nos dan; tenemos que ser responsables por el bien de todos y deberíamos aprender y cambiar de todo esto, que al menos después de esta situación tan dura y dramática seamos capaces de valorar y crear una sociedad mejor.

 

Redacció 08640

Fotografies: Tomás Muñoz

 

 

 

Compartir:

Mės notícies

Deixa el teu comentari

La teva adreça electrónica no será publicada. Els camps obligatoris estan marcats amb

Classificats

Últimes notícies

Compartir: